No tienes productos en tu cesta.

Un calefactor en tu maleta

Este año llegan pronto las vacaciones de Semana Santa y como suele pasar todos los años, el tiempo es una incertidumbre en esta temporada.

Si vas de vacaciones a casas sin instalación de calefacción, ya sea por ser casas antiguas o por ser apartamentos de playa, ya no te tendrás que preocupar de el frío con este invento: un calefactor enrollable que cabe en la maleta.

maleta

Es una invención rusa originada en el sistema de calefacción de la estación espacial MIR. Sus ingenieros se enfrentaron al reto no sólo de calentar este espacio, sino también de hacerlo de la manera más eficiente posible ocupando el mínimo espacio con el máximo ahorro energético y de manera totalmente segura.

Fruto de su investigación nacen estos calefactores, que como ha ocurrido con otros inventos aerospaciales han acabado llegando a la vida doméstica y se plantean como una solución de muy bajo consumo para calentar cualquier espacio y además fácil de transportar, ya que se puede enrollar y no llega a pesar más de 400 gramos.
En el siguiente vídeo podéis ver el reportaje que grabó Canal Sur sobre el producto:

Aquí puedes ver el vídeo en el que comprobamos su funcionamiento en nuestra oficina:

En Rusia se llevan usando en las dachas, las casas de campo  (en la ciudad la mayor parte tienen calefacción central) desde hace más de una década con excelentes resultados y una emprendedora rusa afincada en nuestro país ha decidido lanzarlos al mercado español.

 

Entre las ventajas del producto destacamos:

- Gasta 3 veces menos que un calefactor convencional. Comienza a funcionar después de 10 segundos de conectarlo a la red eléctrica y su rendimiento térmico es casi 100%, porque prácticamente toda la energía eléctrica consumida se convierte en el flujo de calor emitido y calienta en un radio de 3 metros desde el lugar en el que está enchufado con una potencia de 500 watios. Teniendo en cuenta el precio del kwh actual, gastaría unos 7 céntimos cada hora que esté encendido (hay que tener en cuenta que un calefactor medio gasta 2500 watios)

- Completamente seguro para niños y mascotas: al tocarlo enchufado la temperatura se reduce de inmediato en la zona de contacto por debajo del umbral del dolor por lo que es imposible quemarse al tocarlo.

- Reduce la humedad sin resecar el ambiente ni gastar oxigeno, aportando una agradable sensación de confort

- Fácil de transportar: pesa 400 gramos y se enrolla, así que se puede guardar fácilmente  en el armario en la época veraniega sin que ocupe apenas espacio.

- Económico: su precio es de sólo 37 euros

- Decorativo: puedes elegir entre varios diseños

Puedes comprarlos en el siguiente enlace y ver todos los modelos disponibles a continuación:

Ver y comprar pósters calefactores

 

Si además buscas algún dispositivo  para no tenerlo encendido continuamente, en el siguiente enlace podrás ver una selección de programadores y temporizadores desde 7,95 €

Un pensamiento en “Un calefactor en tu maleta”

Deja un comentario