¿Dónde se inventó la pasta?

A pesar de ser un plato típico de la gastronomía italiana, el origen de la pasta está más que disputado. Fabricado a base de harina de trigo, agua, sal y huevo, es uno de los alimentos más extendidos a lo largo y ancho del planeta.

Seguro que muchos de vosotros estabais convencidos de que la pasta se inventó en Italia. No obstante, cuenta la  tradición que fue introducida en Italia por Marco Polo, a su regreso de China; y eso no es todo, pues arqueólogos chinos afirman haber descubierto pruebas de que la pasta fue inventada en ese país, y no en Italia.

Según la revista académica Nature, los científicos descubrieron tallarines de 4.000 años de edad en la ciudad china de Lajia, a orillas del río Amarillo. Delgados, amarillos, de 50 centímetros de largo y hechos de un mijo originario de China, fueron encontrados en el interior de una vasija de barro sepultado a unos tres metros de profundidad.

Sea cual sea su origen, lo cierto es que la pasta, en todas sus distintas versiones – espagueti, macarrones, tallarines…- colores, formas y sabores, ¡está para chuparse los dedos!