No tienes productos en tu cesta.

Robots de cocina: qué son y para qué sirven

ThermomixLa tecnología avanza a pasos agigantados, simplificando muchas de las funciones de nuestro día a día y ayudándonos en nuestras tareas, desde las más simples hasta aquellas más complejas. Entre algunos de esos avances pensados para hacernos la vida más fácil, existen unos aparecidos para auxiliarnos en la elaboración de recetas en la cocina, se trata de los llamados robots de cocina. Estas herramientas tienen un nacimiento reciente, aunque no son aparatos nuevos del todo. De hecho, su primera aparición vino de mano de un señor inglés, a mediados del siglo XX. La invención, estuvo en un principio pensado para los profesionales, para poder elaborar de forma automatizada un gran número de recetas gastronómicas. Entre las funciones pensadas, en el origen también estaba incluida la de abrir latas. Sin embargo, no fue hasta la década de los setenta cuando aparecieron los primeros dispositivos de este tipo.

Los robots de cocina son ideales para un amplio tipo de público, desde profesionales de la cocina hasta particulares a los que no les gusta cocinar, no son muy hábiles en la cocina o simplemente no disponen de tiempo para ello.

Desde los más sencillos que sólo son capaces de triturar, hasta los más sofisticados, capaces de rallar, triturar, cocinar al vapor y muchas otras funciones más, ya sea de forma conjunta -los robots de cocina multifunción- o de forma separada, los hay de muy diversos tipos y a muy variados precios: batidoras de vaso, muy compactos y de los más baratos, ideales para crear batidos espumosos o picar frutos secos; los robots de cocina básicos, ocupan más espacio que las batidoras de vaso pero además cuentan con una gran cantidad de accesorios; amasadoras, que como su propio nombre indica, sirven para amasar, además de para batir y los procesadores de alimentos, los robots de cocina más completos ya que hacen casi cualquier cosa: licuar, triturar, cortar, moler...

Un robot de cocina presenta algunas similitudes con una licuadora, aunque la mayor diferencia reside en que al contrario de la licuadora, que utiliza cuchillas fijas, los robots de cocina usan cuchillas y discos que se pueden intercambiar. Otra diferencia reside en la no necesidad del robot de cocina de que exista ningún líquido para mover con la cuchilla las partículas de los alimentos, como sí ocurre en el caso de las licuadoras.

Aunque presentan características similares, no se debe confundir el robot de cocina con la olla programable. Entonces, ¿en qué se diferencian exactamente uno de otro? Por una parte, las ollas programables son aquellas que sirven para cocinar todo tipo de comidas. La olla programable puede considerarse una evolución de la olla exprés. En las ollas programables, es posible establecer la presión a la que quieres que se cocine la comida, así como el tiempo, dentro de un periodo determinado. Muchos de estos aparatos traen consigo un libro de recetas para que tú sólo te preocupes de echar los ingredientes a la olla y listo. Sin embargo, existen recetas que requieren algo más de atención, ya que antes de verter los ingredientes en la olla necesitarás sofreír primero los ingredientes antes de echar el resto y cerrar la olla para prepararlos.

Entre las ventajas que presentan las ollas programables, se encuentra el bajo consumo, la limpieza y, como su propio nombre indica, la opción de programar el tiempo dentro de un periodo determinado. Además, pueden cocinar con o sin presión, al contrario de los robots de cocina que lo hacen sin presión y, en las ollas programables, el calor se distribuye de forma homogénea, lo que hace que se cocine en menos tiempo. Mientras cocina, nosotros podemos dedicarnos a otras cosas, sin tener que preocuparnos por nada. Sin embargo, tienen el inconveniente de que no pelan, ni trituran, ni amasan, justo lo contrario de un robot de cocina, que es capaz de realizar dichas funciones, ofreciendo de esa forma mayor diversidad a la hora de cocinar.

Por otra parte, cuando hablamos de robots de cocina, estamos hablando de unos aparatos que van más allá, llegan más lejos que las ollas programables. En el caso de los robots de cocina, mecanizan aún más la tarea de cocinar. Con los robots de cocina únicamente te tendrás que preocupar de ubicar los alimentos y el robot se encargará de todo lo demás. Al igual que ocurre con las ollas programables, los robots de cocina también permiten sistematizar la elaboración de la receta. La gran diferencia reside en el precio: pueden oscilar desde los 100 euros, pudiendo llegar incluso a hasta los 1000 euros. Con los modelos más simples de estos dispositivos, sólo es posible confeccionar una o dos raciones como mucho, mientras que con aquellos modelos más sofisticados podrás cocinar para un mayor número de comensales.

Aunque tampoco nos debemos dejar engañar por su nombre. Que se llamen “robots” no significa que sean capaces de hacerlo todo por su cuenta. Los robots de cocina, como cualquier otro aparato tecnológico, también necesitan de unos cuidados básicos de higiene y seguridad alimentaria. El responsable de su uso deberá tener en cuenta una serie de recomendaciones a la hora de su uso, como por ejemplo, informase de si el robot es adecuado para su limpieza en el lavavajillas, ya que algunos modelos, sobre todo los más primitivos, podrían tener piezas incompatibles con los lavados automáticos, por lo que su desinfección habría de llevarse a cabo a mano.

¿Por qué elegir un robot de cocina? Principalmente, porque gracias a la inestimable ayuda que este tipo de aparatos pueden ofrecerte, el tiempo que necesitarás para preparar un plato sabroso a la vez que saludable se reduce considerablemente. Pero no es la única razón, si te gusta cocinar, encontrarás en este tipo de dispositivos el complemento perfecto para tu cocina pudiendo elaborar más platos en menos tiempo.

Un pensamiento en “Robots de cocina: qué son y para qué sirven”

Deja un comentario