Cómo ahorrar en la factura de la luz

Ahorro en la factura de la luz

Cada día, utilizamos muchos aparatos que requieren de corriente eléctrica para funcionar. A continuación te mostraremos cómo ahorrar en la factura eléctrica.

Tales aparatos pueden ser desde ordenadores personales hasta la vitrocerámica que usamos para preparar la comida. Por ello, el ahorro energético se ha convertido en algo de vital importancia. Con unos sencillos trucos, podremos economizar nuestro consumo eléctrico y a su vez, contribuir a la preservación del medio ambiente. A continuación te presentamos algunos sencillos trucos sobre cómo ahorrar en nuestra factura de la luz:

Para los sistemas de alumbramiento, como lámparas, es adecuado sustituir las bombillas tradicionales por las de bajo consumo o bombillas led. De esta forma, nuestro consumo energético con ellas se verá drásticamente reducido. Estas bombillas también tienen la ventaja de que su emisión de dióxido de carbono es menor, por lo que además de ahorrar en nuestra factura de la luz, también estaremos aportando nuestro granito de arena al cuidado del medio ambiente.

Las bombillas de LED ayudan a ahorrar en la factura de la luz

Si hablamos de electrodomésticos, hoy en día existen cada vez más aquellos que incluyen entre sus opciones la posibilidad de menor consumo energético, los que tienen la denominación ‘A’ son los que menos energía consumen. Entre estos electrodomésticos, podemos encontrar lavadoras que al lavar con ellas, lo haremos con agua fría siempre que sea posible o a temperaturas bajas y con el máximo de carga posible, para aprovechar al límite sus posibilidades y evitar tener que realizar nuevos lavados innecesarios que no harían más que consumir energía, que es lo que intentamos evitar aquí.

Ahorrar en la factura con los electrodomésticos

Siguiendo con los electrodomésticos, es beneficioso apagarlos completamente cuando no los estemos empleando, en lugar de dejarlos en modo reposo. De esta forma, conseguiremos alargar la vida útil de los mismos. En cuanto a los sistemas de refrigeración tales como los sistemas de aire acondicionado, no es aconsejable que su temperatura supere los 23ºC, así como en los sistemas de calefacción, los mantendremos a una temperatura de unos 20ºC. Ni qué decir tiene las ventajas de utilizar termostatos para poder regular la temperatura y de esta forma ahorrar en consumo eléctrico.

Desconectar aparatos que no usemos ahorrará en nuestra factura
Desconectar aparatos que no usemos ahorrará en nuestra factura

Siempre que nos sea posible, es más que recomendable aprovechar al máximo la luz natural. A menos que sea estrictamente necesario el uso de luz artificial, emplearemos la luminosidad que la propia naturaleza nos brinda para realizar nuestras tareas cotidianas, retrasando al máximo posible el momento de encender las lámparas de nuestro hogar.

Por su parte, cuando abandonemos una estancia, apagaremos las luces de la misma, así como cualquier otro aparato enchufado a la corriente eléctrica que no vayamos a utilizar. Sin embargo, si estamos usando bombillas fluorescentes, esto no es recomendable si no vamos a estar ausentes más de 5 minutos, dado que estas bombillas consumen más energía en el momento de encenderlas.

Y recuerda, ahorrar en la factura está en tu mano, sólo tienes que proponértelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba